martes, 14 de abril de 2009



Su envidia

alimenta mi

ego.


No hay comentarios: