lunes, 1 de diciembre de 2008

Opresión natural.


Temo al cemento que oprime las vidas de los extraños poetas que deliran cuando el sol: se muere contra un edificio, sin poder tocar la extensión total. La meta es construir bien alto, siempre con ansias de marcar diferencias entre la gente, la materia y lo natural. Extraño rey con ansias de potencia, ignorado con humana indiferencia debemos impedir que te escapes lejos, pensando que ya no haces falta más. Que mal te hacemos naturaleza, que mal le hacemos a lo escencial, brotando de a miles las termitas el cemento podrán deborar. Decime que es naturaleza, decime que es naturaleza, decime que es naturaleza.

No hay comentarios: