lunes, 1 de diciembre de 2008

Vivir.

Llego desde el centro de tu vientre a esta vida con el llanto y la ceguera que ella misma impone, sé que respirando solo viviré durando hasta que mi cuerpo tome forma verdadera. Ay, que fácil me fue nacer con el dolor de mi madre, y así empezar a crecer... Y sentir mis huesos quietos no querer quedarse, y querer que mi nombre suene impresionante, y abrir mis ojos que nunca supe que estaban para atrapar las luces con solo mirarlas. Ay, que fácil nos es crecer cuando no queremos mirar: que vivir no es solo respirar. Y pasar por el colegio y la secundaria, y cerrar mi mente a todo lo que sea farsa, y sangrar mi cara por haber gritado fuerte y saber más tarde que siempre algo se aprende. Ay, el ayer me queda lejos, y veo que estoy creciendo, cuando atrás va quedando atrás, tan atrás...

1 comentario:

F I T O dijo...

Mira vos,, un blog recien salido del horno...